Desde la Inopia se ha mudado, la nueva (a)versión puede verse en http://www.dtradd.org/blog a donde serás transferido en 17 segundos. Por supuesto, si todo falla, siempre puedes dar click a la liga antecitada. Todo el contenido de este blog está convenientemente colocado en la nueva ubicación. Disculpe las molestias que esto le ocasione. Consuma frutas y verduras. Hidrátese antes, durante y después. Desde la inopia: El Negro en París (Impresiones Finales)

jueves, junio 15, 2006

El Negro en París (Impresiones Finales)

Sí, ya sé que dije que iba a poner este post hace una semana, pero han pasado un montón de cosas. Pero si empiezo por eso no voy a poder dar mis impresiones finales sobre mi pacoaventura en París. Además faltan contar las últimas horas en Francia.

Como iba yo diciendo, el domingo me levanté hasta eso de las 2 de la tarde. Para entonces todos estábamos de pie, si bien caminábamos como sonámbulos. Nos dispusimos a preparar unas pizzas congeladas que gentilmente Tania nos había comprado. José Luis, Mario y yo las cubrimos con salami, queso, pimiento, tocino y no sé qué más. Lo cierto es que quedaron bien, menos la de José Luis que se quemó casi totalmente. Al principio se la empezó a comer, pero al final no pudo sino decir: "Sinceramente, se la prolongaron. Esta cosa es un carbón"

Como ya no era hora para ir a París y estábamos bien tronados, decidimos ir a ver X-Men 3 a La Defènce. Tania y Miguel nos acompañaron pero entraron a ver el Código Da Vinci. Supongo que temían que comenzáramos a vociferar otra vez. Cuando ya había terminado la película un chamaco negro nos detuvo y nos dijo que no nos saliéramos porque había una escena al final de los créditos. Nos sentamos, mientras yo le decía a Mario si ahora era nuestra política hacerle caso a cualquier tipo que nos dijera que hiciéramos o dejáramos de hacer algo. Mario ya estaba un poco (bastante) harto de mi carrila así que me ignoró. Finalmente pasó la escena final (si se la perdieron, ni modo) después de unos 4 minutos de espera. Mario me miró con una cara entre triunfo e indulgencia y nos fuimos.

Como Tania y Miguel entraron a una función posterior y además la película era más larga, los esperamos al calor de unas Kronenbourg 1664, por aquello de la cruda. Para cuando salieron, ya estábamos más animados y llegando a Houille nos fuimos a seguirla al famoso bar de la chimuela. Resulta que antes atendía ahí una chava con esa característica, pero cuando llegamos ya no estaba. Total que ahí nos encontramos con unos tipos ya entrados (en años y en copas) de Europa del este que hasta bailaban y escandalizaban. El dueño los corrió apagando la luz y demás pero a nosotros, que estábamos tranquilos, nos invitó la última ronda por cortesía de la casa (para que vean que nos estábamos portando bien).

Salimos de ahí después de la 1 ó 2 de la mañana y volvimos a caer rendidos. Para cuando desperté me di cuenta de varias cosas:

1. No había regresado a Notre Dame para sacar las fotos que había pensado.
2. Mi avión salía a las 9 de la noche
3. No había visitado la Torre Eiffel.
4. Tenía hambre.

El tren de Mario de regreso a Laussanne salía a las 4:30, así que no perdimos tiempo y nos llevamos sus cosas de camino a la Gare de Lyon. Las metimos en un locker y de ahí corrimos a Trocadero, porque no podía irme sin la foto de rigor de París.

La típica


Apenas nos dio tiempo de pasear un rato por los jardines de Luxemburgo y regresamos a la Gare, donde Mario agarró su TGV de regreso a Suiza. De ahí nos fuimos otra vez aHouille donde recogimos mis cosas y nos lanzamos al aeropuerto. Amablemente, José Luis me acompañó y cuando una dependiente de Air France que estaba acomodando a la gente para que entrara a la fila correcta se puso violenta, me dijo: "Tú tranquilo, aquí estoy a la expectativa en caso de que requieras traducción o producción de insultos"

Finalmente abordé mi vuelo y regresé a tiempo a Manchester para encontrar un paquete de México. Mis papás me surtieron de cosas y hasta un molcajete recibí. Luego les cuento más de eso. A fin de cuentas, aquí van mis impresiones.

- Mi francés es inexistente, entiendo, pero no sé ni qué decir
- Las francesas sí son más guapas que las inglesas.
- El metro de París apesta a fluidos corporales varios y a cabrones que no se han bañado en años.
- Si me hubiera ido a hacer el doctorado a París no estaría haciendo nada y me la pasaría en el agua.
- París es más padre que Londres, por mucho y la vida es más emocionante. (por supuesto, esta apreciación es sólo mía)
- En París hay que cuidarse más de las bandas de negros y árabes. En Manchester me parecen más peligrosos los hooligans güeros.
- Me dio mucho gusto estar con una familia mexicana y disfrutar de la hospitalidad mexicana por un fin de semana.
- Sigo igual de joto con las chavas. (al menos en ese fin de semana. Luego les cuento)
- Todavía no aprendo a callarme cuando debo. (Sorry, Master. Recuerda que la venganza no es buena)


Darth Tradd
Grosvenor Street
Manchester, UK

5 Comments:

Blogger Jack Maybrick said...

Ya me parecía raro que no dijeras nada sobre el Metro de París. Mi papá comentaba que antes había anuncios en los vagones que promocionaban desodorantes "para evitar las molestias del baño." Sin comentarios.

Y tampoco supe si fuiste a "La Ballena Alegre" o no...

5:07 p.m.  
Anonymous msord75 said...

Muy buena resegna Paco sobre Paris... tus disculpas son bienvenidas pero eso no te exime de que algun dia estemos en otro lugar del mundo, tu en compagnia de alguien de tu interés, y pagues con creces tus ofensas.
He recibido una respuesta digamos que 50-50, en todo caso es la mejor respuesta que me han dado en toda mi vida.
Espero que ya hayas tenido la oportundiad de desayunarte una tortillita espagnola y no nada mas te la hayas cenado.

8:54 a.m.  
Anonymous Barra said...

master

las verdad no se haya sido tortilla, pero de que comió rico, comió rico, imagina que me regalo sal de ajo y un pedazo de fueste (sin albúr). Recuerdo soncerametne que el negro regreso bastanet apenado por el mal ratro que os hizo pasar, pero recuerda que la venganaza mata el alma y la envenena... pero que rico es vengarse...

Saludos

1:37 p.m.  
Blogger Darth Tradd said...

Jack , el metro de París es una auténtica cloaca. Funciona muy bien, pero es una apestosidad impresionante.

Por cierto, no fui a la Ballena Alegre, estoy seguro de ello. Tal vez aquí el máster nos pueda sacar de la duda de cómo se llamaba el bar donde acabamos.

Y mi estimado Master, que bueno que la respuesta haya sido buena, aunque 50-50. Al menos hay un 50 de chance, no? Always look on the bright side of life, como dirían los Python. Y ni modo, esperaré que te cobres la ofensa con eso de la tortilla española. Por cierto, si desayuné...

Lalete, gracias por los ánimos que le das al master. Un día de estos se la va a cobrar de a de veras.

1:51 p.m.  
Anonymous Anónimo said...

Your are Nice. And so is your site! Maybe you need some more pictures. Will return in the near future.
»

12:54 a.m.  

Publicar un comentario

<< Home