Desde la Inopia se ha mudado, la nueva (a)versión puede verse en http://www.dtradd.org/blog a donde serás transferido en 17 segundos. Por supuesto, si todo falla, siempre puedes dar click a la liga antecitada. Todo el contenido de este blog está convenientemente colocado en la nueva ubicación. Disculpe las molestias que esto le ocasione. Consuma frutas y verduras. Hidrátese antes, durante y después. Desde la inopia: Síndrome de abstinencia

jueves, noviembre 17, 2005

Síndrome de abstinencia

En esta semana que pasé sin laptop me puse a pensar en lo dependiente que me he vuelto de las computadoras. He trabajado con ellas de manera rutinaria desde 1992, cuando la venerable Yen 386 SX 20 MHz llegó a la casa. A partir de entonces, el realizar mi trabajo con los ordenadores (que más bien tienden a desordenar todo alrededor de ellos) ha sido cotidiano.
Pero no me había percatado de cuánto me he acostumbrado a estar aporreando el sufrido teclado frente a mí. Esta semana me pareció larguísima y aunque no puedo decir que no encontraba qué hacer, sí puedo afirmar que me hizo falta tener el acceso continuo a mi laptop. En resumidas cuentas, presente un síndrome de abstinencia computacional.
Uno se percata de eso cuando tiene que ir a pedirle al vecino para pedirle una taza de té y 20 minutos su computadora, poniendo como pretexto que se espera un correo muy importante. Naturalmente el correo no era tan importante como el placer de poder revisar las múltiples cuentas, contestar algunos mensajes y revisar el contador del blog para comprobar que en las últimas 8 horas no ha entrado nadie.
He ahí el meollo del asunto, no es importante lo que se hace con la computadora, sino el simple hecho de realizarlo. Y más que importante, el llevar a cabo las tareas frente al monitor es simple y llanamente placentero.

Por supuesto, durante esta semana no estuve tan alejado de las computadoras, pues las necesito para continuar con mis proyectos. Mis queridos compañeros me abrieron una cuenta en una máquina con FreeBSD, con el ultraligero manejador de ventanas XFCE. La verdad, es una buena máquina y con un software respetable, que la hace aún más veloz. Los años y las canas no son en balde (dicen además que cada línea de código que se escribe acaba en la cara), así que puedo moverme en la línea de comandos con suficiente habilidad como para dejar medio pasmados a los chamacos de la era de Windows. No sé mecanografía, pero escribo al tacto tan rápido, que la gente no se percata de que uso todos los dedos de la mano izquierda, pero sólo tres de la derecha y que siempre le doy al espacio con el pulgar derecho. Trucos nerds, sin duda, pero me permitieron avanzar en el trabajo pendiente. Eso sí, cada 10 minutos pensaba: Si esta máquina tuviera una terminal como la de la mía, podría hacer maravillas.

El problema es que pocas cosas se personalizan tanto como una computadora personal, disculpando la expresión. Tal vez la única que se le acerque sea el automóvil, pero fuera de él, nada refleja más los gustos de una persona como su computadora. Al cambiar de computadora, uno se encuentra a disgusto. No están las utilerías básicas para la supervivencia diaria, un montón de iconos sin sentido pululan en el escritorio y las combinaciones de teclas que nos hacen más ligera la vida están desaparecidas. Añádanle a eso un cambio de distribución de teclado de latinoamericano a inglés británico y tenemos una curva de acostumbramiento (no de aprendizaje) con una pendiente de aquellas que hay rumbo a Jalpan.

Tengo algunos amigos mexicanos que cuando llegamos por acá, lo primero que hicieron fue comprarse un celular, alegando que no podían vivir sin él. Por supuesto que aproveché para hacer mofa y escarnio de ellos, diciendo que yo estaba libre de esas ataduras. Ahora tienen una excelente oportunidad para darme entre cachete, oreja y madre, pues me he dado cuenta de que una semana sin acceso a mi lap fue más difícil que la semana que ellos esperaron antes de comprar su teléfono.

Por si alguien está interesado, puede tomar el test de que tan nerd (perdón, todavía son medio ochentero, ahora se dice friki o geek) es uno. La página es ésta, les presumo que yo obtuve un 42 %, lo que me sitúa como un gran friki. Creo que después de la semana pasada, no necesitaba un test para saberlo. Luego me dejan saber sus resultados.


Darth Tradd

Opal Gardens
Manchester, UK

5 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Amigo, tuvé 30% frikki , tengo problemas, bububububu, no quería

5:31 p.m.  
Anonymous Anónimo said...

Amigo, tuvé 30% frikki , tengo problemas, bububububu, no quería, M

5:31 p.m.  
Anonymous Barra said...

jajaja no estoy tan grave, tuve 9. 7493% solo tengo tendencias frikis jajajaja muy bueno para al menos hechar relajo.

10:12 p.m.  
Anonymous Jack Maybrick said...

No sé si sentirme bien o mal... saqué 60.58217%

12:25 a.m.  
Blogger Darth Tradd said...

Marthita: 30 % está bien, digamos que es parte de la experiencia. Yo tengo parte de culpa al prestarte los cómics

Lalete: No tienes vergüenza, sacaste 10 nada más porque te sabes los elementos (y eso porque algo tenías que aprender en la UAQ)

Jack: 60%! supongo que te dieron puntos extra lo del dominio y tu sitio web. Tal vez también lo del manga y del Star Trek, de los cuales no soy tan fanático

11:13 a.m.  

Publicar un comentario

<< Home