Desde la Inopia se ha mudado, la nueva (a)versión puede verse en http://www.dtradd.org/blog a donde serás transferido en 17 segundos. Por supuesto, si todo falla, siempre puedes dar click a la liga antecitada. Todo el contenido de este blog está convenientemente colocado en la nueva ubicación. Disculpe las molestias que esto le ocasione. Consuma frutas y verduras. Hidrátese antes, durante y después. Desde la inopia: Ahí viene...*

jueves, febrero 23, 2006

Ahí viene...*

Bueno, ya que anduve presumiendo que me desayuné unos chilaquiles ultrapicantes y que Jack certificara que los mexicanos somos capaces de comer salsas capaces de perforar hormigón armado (nada que ver con este otro hormigón armado, tengo que admitir que me enchilé en estas lejanas tierras inglesas.

Así es, tan lejos de mi tierra productora de chiles jalapeños, serranos, cuaresmeños, anchos, pasilla, cascabel, negros, poblanos, güeros, de árbol, piquines y viles chilacas, me vine a enchilar con un curry hindú. Shame on me...

Todo comenzó en el cumpleaños del tocayo, una semana antes del mío, por cierto. Como yo ya hablé demasiado de mi día, dejemos que él explique el suyo en su propio blog, The Mancunian Way. El punto es que estábamos en la famosa (al menos localmente) milla del curry en Manchester. La milla del curry es una calle en el barrio hindú de Rusholme, donde está la mayor concentración de restaurantes hindúes que haya visto. Casi puedo afirmar que están uno detrás de otro, con algunas excepciones, como cuando ahí una frutería o una tienda de artículos islámicos.

Así pues, acabamos en el Al Nawaz, junto con algunos camaradas europeos no acostumbrados al picante. Siempre que voy a comer curry pido el madras, digamos el nivel 3. (Los niveles de curry son sweet curry [1] medium curry [2], madras [3] y vindaloo[4]. El que aguante un vindaloo debe tener un odre por panza)
Pero en esta ocasión se les pasó la mano y me vieron muy valiente y querían burlarse de mí o no sé. Pero lo cierto es que, como nunca, me enchilé. Sudé copiosamente e incluso la respiración quemaba mi labio superior. Los alemanes enfrente de mí también sudaban con su curry dulce, pero ellos tenían excusa de no estar acostumbrados a este tipo de comida. Tuve que quitarme el suéter y aflojarme la camisa, mientras pedía una segunda pinta de cerveza y otra orden de arroz. Ya cuando había sobrevivido (pero todavía con los estragos de la capsicina claramente visibles), posé para esta foto:

Ahí viene...

No fue mi mejor momento, definitivamente.

Darth Tradd
Grosvenor Street
Manchester, UK

* No, no es cascarrabias el que viene buscando a la princesa amanecer, mientras ella trata de buscar el país de las orquídeas susurrantes. Se trata de un albur mexicano, últimamente revivido por Panteón Rococó.

4 Comments:

Anonymous Jack Maybrick said...

Te la aplicaron, Darth. Te vieron cara de mexicano y se aprovecharon de tí: te dieron madras extrapicante.

Y es que no es lo mismo el vindaloo que el madras.

Para preparar vindaloo necesitamos chiles rojos, clavo de olor, pimienta negra, pimienta de cayena, canela, semilla de mostaza, gengibre fresco, ajo, comino, tamarindo, un poco de azucar morena, y vinagre, entre otras cosas. No debe llevar papas, como algunos lo preparan.

Para preparar madras, en cambio, necesitamos semillas de cilantro, comino, semillas de mostaza, pimienta negra, chiles, azafrán (o cúrcuma)ajo, gengibre, vinagre y limón.

En teoría, el madras es más suave que el vindaloo, pero (porque siempre hay un pero) el vindaloo usa pasta de chiles secos mientras que el madras usa chile en polvo. Ahí tenemos el primer problema: porque si al cocinero se le pasa la mano, o lo sazonan dos veces, es capaz de derretir la cuchara con la que se mezclan los ingredientes.

Negro, lo hicieron a propósito, si ya me lo decía mi abuelo: "No te fíes de la comida que te sirvan en un restaurant, pruébala primero..."

7:49 p.m.  
Anonymous Barra said...

Mi estimado negro ya que andamos vulgarsones dejame te digo que te dejaroncaer el chile sobre la mesa, además de eso receurda siemrpe que hay quien paga más por tus acciones al comer.

Después de tanta vulgaridad hecha palabra dejame te digo que es raro que te hayas enchilado si tienes cara de chilango pero bueno eso lo dejaremos para mejor ocasión.

Cudiate mucho y no comas picante que solo te deja los labios de Jessica Rabbit...

Por cierto dice alguien en mi cubo que si a eso te dedicas? jajaja

10:18 p.m.  
Blogger Cdaae said...

Lo malo de la comida hindu, yo siempre pido el nivel dulce, es que el picor no es inmediato sino que poco a poco te va llenando y cuando te das cuenta, se te queda una cara como la suya de la foto.

Y encima eso tiene pinta de conspiración. ¿Cuando dejará la gente de juzgarnos por nuestro aspecto?

Te vierón cara de mexicano y hala, picante a tope.

Un abrazo.

7:12 a.m.  
Blogger Darth Tradd said...

Amigochos y amigochas (como diría Fox),

No estaba muerto, andaba trabajando aunque no lo crean. Tuve una semana muy pesada que me mantuvo alejado de mi blog y, lo peor, de los blogs amigos que tanto me alegran el día.

Pero ya estoy de regreso, recuperado completamente del curry asesino, aunque tuve un problema a media semana con un sucedáneao de parmesano que me tuvo una noche completa platicando con el monstruo de la taza.

Y Jack, tienes razón, me vieron cara de mexican-curious y me la aplicaron, ni modo.

Lalete, dile a Mariana o Nelly que no sólo me dedico a eso, que también tomo cerveza periódicamente.

Y, querida cdaae, es muy cierto que la gente siempre prejuzga por el aspecto. Dudo que eso cambie alguna vez. Un abrazo.

1:10 p.m.  

Publicar un comentario

<< Home