Desde la Inopia se ha mudado, la nueva (a)versión puede verse en http://www.dtradd.org/blog a donde serás transferido en 17 segundos. Por supuesto, si todo falla, siempre puedes dar click a la liga antecitada. Todo el contenido de este blog está convenientemente colocado en la nueva ubicación. Disculpe las molestias que esto le ocasione. Consuma frutas y verduras. Hidrátese antes, durante y después. Desde la inopia: Madchester II (De como sobrevivir en un domingo después de la jarra)

miércoles, febrero 22, 2006

Madchester II (De como sobrevivir en un domingo después de la jarra)

Uno de mis muchos defectos es mi incapacidad para dormir bien después de una desvelada. Así me haya acostado a las 5 de la mañana, suelo abrir los ojos como a las 9. Y ya no me puedo dormir, así que ese domingo en particular tuve que despertar y curarme la resaca, vulgo cruda.
Para este fin, eché mano de un regalo precioso que me hizo mi querida hermana cuando estaba en México y que guardé precisamente para esta ocasión:


Chilaquiles 1

Una caja de "ready-made" chilaquiles de 15 minutos. Para los que no conozcan los chilaquiles, debo decirles que es uno de las desayunos más recomendados para curarse una cruda. Otros platillos recomendados son la panza de vaca cocida con mucho chile, cebolla y orégano (conocida como Menudo o Pancita) y el borrego o el chivo cocido en la tierra entre pencas de maguey, con mucha salsa picante (la barbacoa)

Los chilaquiles, como puede verse en la foto, se sirven con queso, crema y cebolla. No tenía crema en el refri, pero sí conseguí:

  • Queso mozzarella rayado, o al menos el equivalente sintético de por acá.
Chilaquiles 2

  • Chiles en vinagre "Old El Paso", cultivados en México, envasados en Texas y mandados al Reino Unido para goce de la afición.

Chilaquiles 3


  • Una cebolla sospechosamente blanda, medio amarillenta y con puntos negros de origen desconocido. Creo que hasta palpitaba.
Chilaquiles 4

  • Así que le chingué una al compañero de al lado, dado que un plato como este no debe ser echado a perder por una cebolla madreada. La cebolla se puede picar o presentar en rodajas. Como a mí me gusta de las dos maneras pues hice de las dos.
Chilaquiles 5


Con los ingredientes listos, se procede a vaciar el contenido del sobre con la mezcla exacta para hacer un auténtico mole (o, como dije anteriormente, el equivalente sintético). Se mezcla con dos tazas de agua y se pone a hervir.

Chilaquiles 6


Cuando ya está hirviendo se sacan las tortillas incluidas con el paquete y se dejan cocer en el caldo por unos 5 minutos. Se sirven mientras aún están humeando.

Chilaquiles 7



Y se añade el queso rallado, la cebolla picada y en rodajas y los chiles en vinagre, para quedar un plato como el siguiente:

Chilaquiles 8


Piérdase luego un buen rato mientras se trata de colocar la cámara en el lugar preciso para que se ve que sí me comí mis súper ready-made chilaquiles. Nótese el vaso de leche, otra adición importante a la comida anti-crudas. Nótense también mis dientes de huitlacoche.

Chilaquiles 9

Luego de disfrutar este merecido desayuno y de perder la mañana, estaba seguro que algo se me olvidaba. Para cuando lo recordé, era mediodía y con una sonrisa de tranquilidad (dado que la cruda estaba olvidada), me puse a darle a la revisión bibliográfica. A eso de las 12:15 de la mañana del lunes, estaba terminada. Así, con la satisfacción de haber cumplido, terminó el fin de semana de mi cumpleaños.

Darth Tradd
Opal Gardens
Manchester, UK

PS: Perdón por tanta foto, pero como pueden ver creo que todavía no estaba crudo, sino ebrio. ¿De qué otra forma explican que me pusiera a sacar fotos del desayuno?

5 Comments:

Anonymous Jack Maybrick said...

Bueno, bueno, bueno, me parece muy bien que te llevaras unos chilaquilitos para una ocasión especial. Para los lectores internacionales, les recuerdo que los chilaquiles, como su nombre lo indica, contienen chile, el cual sirve para potenciar el desempeño de los mexicanos. Unos chilaquiles bien picositos por la mañana y a medio día estás volando por el espacio sideral y sin necesidad de cohetes. Y algunas salsas son capaces de desintegrar lozas de concreto armado y están catalogadas como armas de destrucción masiva, mientras que en México simplemente causan una ligera indigestión.
De esta manera, aquí nuestro amigo el Negro pudo terminar en escasas doce horas lo que a una persona normal le hubiera tomado tres o cuatro semanas...

11:12 p.m.  
Blogger Cdaae said...

Vaya, y luego dicen que algunos platos vascos son fuertes, concretamente los callos y morros, que se pueden preparar juntos o separados.

Mi abuela los prepara de muerte con mucho picante, me encanta el picante.

Pero sólo los aguantamos de comida, para desayuno e incluso para cena son muy fuertes, ahora, eso si, al lado de su desayuno, naaaa.

Y bueno, lo de sacar fotos a la comida, si, quiza todavia le duraba la ¿cruda? ¿se llama asi a la resaca?.

Un abrazo.

1:34 p.m.  
Anonymous milena de las sexperiencias said...

Vaya, Darth, la resaca habrá sido colosal...
¿nada dulce para postre?

3:37 p.m.  
Blogger Darth Tradd said...

Jack, mi hermano, es muy cierto lo que mencionas. Una muestra más del auténtico surrealismo mexicano. Y todavía no te he contado de la salsa que hice con dos jitomates, dos dientes de ajo y 6 chiles hindúes. Con decirte que los pobres bisteces que cocí ahí todavía se seguían retorciendo en mi estómago.

Querida cdaae, no he tenido oportunidad de probar platos del país vasco, pero espero hacerlo pronto. Tengo planeada una visita a España en este año, donde hay más de una persona a quien tengo que visitar.

Ahh y sí, a la resaca se le llama cruda en México. Hay todavía un tercer estado, cuando uno está credo.

Y querida Milena, en realidad la resaca no era tan grande. No me dolía la cabeza ni tenía fotofobia ni nada de eso. Pero acabe de despertar con ese delicioso desayuno a la mexicana.

Y no, no hubo un postre dulce. No sé por qué, pero no me gustan tanto los dulces.

¡Un abrazo a todos!

4:26 p.m.  
Anonymous Jack maybrick said...

Es que la cruda llega según la calidad y cantidad del alipús ingerido, mi hermano. No es lo mismo haberse bebido dos litros de pulque que seis o siete cubas libres: en un caso sólo se arañan las paredes mientras que en el otro chocas en coche de regreso a casa. Y la cruda también es diferente. A mí me han tocado crudas en las que se babea verde, no se soporta la luz, los sonidos se amplifican, se ven (y lo que es peor) se sienten sombras, el movimiento es fatal, y la temperatura sube y baja de golpe.

Y luego las recomendaciones: "Tómate una cervecita bien helada con unos chilaquiles bien picantes" dice uno, "un menudo bien servido con un par de chiles toreados" dice otro, "un Bloody Mary se desayunaba Churchill, que era campeón mundial de las crudas" dice uno de màs allá, "Inhalar oxígeno, eso es lo que hacen los pilotos cuando andan como placa de tractocamión y tienen que volar al día siguiente" complementa uno más, "No, señores, vete al sauna y tómate dos litros de agua mineral con limón y sal para recuperar electrólitos" dice el último.

Mientras tanto uno no se quiere ni mover, la sola idea de beber algo hace que el estómago se revuelva, la lengua quedó convertida en una masa amorfa y esponjosa, y se siente que un enano se columpia de los pelos del you know, y se repite mentalmente la frase cabalística "No lo vuelvo a hacer."

Pero eventualmente, repetiremos la experiencia...

11:07 p.m.  

Publicar un comentario

<< Home