Desde la Inopia se ha mudado, la nueva (a)versión puede verse en http://www.dtradd.org/blog a donde serás transferido en 17 segundos. Por supuesto, si todo falla, siempre puedes dar click a la liga antecitada. Todo el contenido de este blog está convenientemente colocado en la nueva ubicación. Disculpe las molestias que esto le ocasione. Consuma frutas y verduras. Hidrátese antes, durante y después. Desde la inopia: Tirando rostro en el cementerio III (Análisis post-mortem)

jueves, marzo 09, 2006

Tirando rostro en el cementerio III (Análisis post-mortem)

Para ya enterrar este asunto de mis tonterías (más precisamente de esta tontería) quiero hacer unos comentarios finales al respecto. El tema de los ligues casuales, con un enfoque importante en cuestiones de sutilezas y señales ocultas es tratado con amplitud en el trabajo de Maybrick (James Maybrick, La guía definitiva para triunfar con las mujeres. El arte de fracasar selectivamente y por iniciativa propia sin quedar como un idiota en el proceso. Quinta Edición. Editorial Ave Nocturna. Guadalajara, Jalisco, México. 2005) en especial en los capítulos 7, 8 y 9. Además, en los capítulos 30 y 35 se encuentra algo más de información sobre la delicada relación entre el ánimo sexual de una mujer y el clima.

Por otro lado, en la obra de Milena (Milena Ivanova. Sexperiencias. Editorial Plaza & Janes. Madrid.2005) [ahora disponible en México, en Librerías Gandhi. ¡Apúrense porque se agota!] puede encontrarse un enfoque de cómo nos vemos cuando actuamos como perfectos idiotas en el sutil arte de cortejar. Todavía más, en el blog de la querida cdaae, se está comentando que, al menos en su tierra, las mujeres ven a los hombres como los responsables de que no haya ligues y la percepción de los hombres es recíproca.. O sea que algo está pasando en este mundo tan convulso.

El punto es que, como comenté anteriormente, quedé como un imbécil cuando tenía a mi querida desconocida prácticamente a mi merced. La pregunta que me hice esa noche mientras trataba de dormir en el Youth Hostel es, por supuesto, ¿qué fue lo qué pasó? Así que trataremos de analizar este asunto capa por capa y con escalpelo, cortesía de Jack D. Ripper, contestando una a una las cuestiones que surgieron de la primera y vaga ¿qué fue lo qué pasó?

1. De por qué ella se acercó a mí en primera instancia.

Después de descartar que haya sido por mi aplomo de hombre de verdad (como decían los comerciales de Patrick's de cuando era niño), la única opción que queda es simple y llanamente la pinche soledad. La muchacha no era particularmente atractiva bajo los estándares actuales, pero era simpática. Supongo que el asunto fue principalmente una cuestión de combinación de estrógenos, el frío de las catacumbas, la latitud de Edimburgo y una torta de guacamole que se me antojó estando allá abajo.

Conclusión: NPI

2. De sus particularidades.

Como dije, la muchacha era bastante simpática y me gustó mucho su boca, en gran parte porque me recordó el poema de Díaz Mirón que puse el otro día. Esa noche caí en cuenta que no le pregunté ni su nombre ni su nacionalidad y me quedé solamente con su profesión deseada, dado que quería ser la "versión femenina de Jamie Olivier".

Conclusión: Fue terriblemente torpe de mi parte no haber preguntado siquiera su nombre.

3. De cuáles fueron las verdaderas palabras que me dijo y no alcancé a entender.

La verdad, el gorro me impedía escucharla cuando hablaba tan bajo, así que eso de "night", "you" y "think" la verdad son pensamientos a posteriori. Por todo lo que sé (que como puede verse es prácticamente nada) ella me pudo haber estado contando que a su abuelo lo detuvieron por tratante de blancas, a su mamá por traficante de drogas y que ella estaba juntando dinero para la rehabilitación de un refugiado afgano dañado por la invasión gringa. ¿Una risa bajo esas circunstancias hubiera provocado la misma reacción que un rechazo a una gentil invitación para dormir juntos?

No lo creo. Creo que, dadas las preguntas iniciales sobre si era soltero y sobre mi estatura, en realidad me invitó a pasar la noche juntos. Sin embargo y como comentaban Don Pastrami y elpep con Milena hace unos días, en cuestiones de mujeres no se aplica la lógica dialéctica ni la lógica difusa, antes bien se aplicará la lógica confusa. Me confieso muy poquita cosa para poder procesar eso sin herniar el cuerpo calloso que une a mi cerebro.

Conclusión: Me pudo haber dicho cualquier cosa, lo que importa es que mi risa la encabronó. Punto.

4. De por qué pierdo mi tiempo haciendo análisis a toro pasado.

Bueno, la semana pasada no publiqué nada así que estoy tratando de continuar con un tema que ha sido sobre-explotado desde la segunda parte. Así que prometo que esta será la última entrega al respecto.

Conclusión: puaj!

5. De lo que gané después de tan amarga experiencia

En fin, aprendí varias cosas. Aprendí que no debo reírme como imbécil cuando es evidente que la chava en cuestión me está tirando el can y yo no entiendo. Aprendí que me debí haber quitado el gorro para escuchar mejor, dado que el frío que hubiera podido sentir hubiera sido compensado con el calor en la noche.

Y, más importante aún, gané puntos extra para mi ego: Aunque no culminó la historia con un final feliz, no todos los días a uno se le lanzan a uno medio tour "busca-fantasmas". Definitivamente eso levanta el ánimo.


Conclusiones finales.

a) Quedé como un imbécil en el proceso.
b) La presencia de gorros para evitar el frío en las orejas incide desfavorablemente en la comunicación entre ambos sexos cuando las dos partes hablan idiomas distintos.
c) La risa nerviosa no siempre es buena.
d) No gano pero como me divierto.
e) Si a la primera no gano, tal vez el fallar sea mi estilo.
f) Los ganadores nunca renuncian, los que renuncian nunca ganan, pero los que nunca ganan y nunca renuncian son simple y llanamente estúpidos.
g) Consume frutas y verduras.
h) Quedé como un imbécil en el proceso.
i) Pues, después de todo, al final del día me quedé con una sonrisa. No por las razones que debieron ser, pero a fin de cuentas es lo que importa.


Darth Tradd
Grosvenor Street
Manchester, UK

PS: Prometo solemnemente que este fue el último post al respecto. Verdad del osito bimbo.

6 Comments:

Anonymous Jack Maybrick said...

No sé por qué, pero creo que no te aprendiste muy bien el caítulo 28 de la Guía.

Vaya, pero si está muy bien explicado, caramba. Más claro ni el agua. Y también pudiste haberte aprendido el contenido íntegro del apéndice A, donde se explica claramente lo que debes hacer en situaciones como esa. Es más, debiste haber llevado contigo la Guía. Caray, uno esforzándose por escribir algo de calidad y al alcance de todos los bolsillos, para que aprendan, y van y lo echan todo a perder con una risita.

¡Qué asco de generación!

6:40 a.m.  
Blogger Cdaae said...

Desde luego,don pastrami ya que su guia es tan extensa y esta tan bien explicado que se necesita una segunda y hasta una tercera lectura.

El estudio esta bien, siempre es bueno analizar las causas para no volver a caer en lo mismo, y si, aumenta mucho el ego, el que se acerquen a ti y te pregunten cosas tan personales, una extraña desconocida, mostrando cierto interes por tu persona.

Lo mejor de todo es que te quedaste con una sonrisa al final, pasara lo que pasara y que has sacado conclusiones que te pueden servir en el futuro.

Ahora, yo me pregunto una cosa, si la joven en cuestion queria una aventura de una noche ¿porque te preguntó si estabas soltero?. Igual queria algo más.

En fin, que nunca lo sabremos a ciencia cierta.

Un abrazo y gracias por la mención honorifica.

8:59 a.m.  
Anonymous Jack Maybrick said...

Posiblemente haya querido tu riñón, tu hígado o tu páncreas, como en esa bonita leyenda urbana... Pero lo dudo. Te hubiera preguntado tu tipo de sangre... aunque eso también da para teorías conspiratorias sobre vampiros, momias y zombies: en un cementerio, de noche...

7:44 p.m.  
Blogger Darth Tradd said...

Jack, mea culpa por no ser un mejor alumno. No me regañes más que no me queda otra más que reírme.

Mi querida cdaae exactamente me puse a pensar en eso que comentas. ¿Será que la dama en cuestión tenía otras intenciones? ¿A qué vino la pregunta de si era soltero? No lo sé y no lo sabré a menos que me la vuelva a encontrar (ja!). Nada que agradecer de la mención honorífica, el honrado soy yo con tus visitas y comentarios. Un abrazo.

12:28 a.m.  
Anonymous hay que joderse said...

Amigo Tradd, vaya trago en el cementerio eh? Bueno, sinceramente no creo que debes sentirte mal por no saber que queria esta muchacha...lo sabria ella misma? Lo que si que puedo decir desde mi humilde experiencia es que muchas veces, las mujeres no quieren nada de ti mas que la confirmacion de que son deseables...acercarse a un extranyo, jugar el juego de la seduccion, sentirse deseada y una vez su autoestima esta bien alta, desaparecer. Esta claro que para esto eligen a un hombre por el que les gustaria ser deseadas, sino todo el paripe pierde la gracia.
Ahora que claro, y eso lo sabes tu bien, mujer herida /despechada/rechazada, es el peor enemigo que existe bajo el sol.
Aqui en tu caso particular la incognita esta en tu gorro calado hasta las orejas, que no te permitio seguir el hilo de lo que pasaba. Pero a mi me parece que ella no reparo en esta circunstancia, y si bien al principio creyo estar llevandose el gato al agua, luego mas tarde las cosas ya no le cuadraban, al ser tus respuestas confusas y opto por la actitud arrogante, que no prueba mas que su propia confusion. O era un alma morbosa y te propuso practicar sexo alli mismo tras algun panteon neoclasico? Desde luego a las mujeres no hay quien las entienda, y con las orejas tapadas y en una lengua que no es la tuya, menos aun.
Yo intento tomar notas de lo que en principio parecen derrotas, y de las escasas veces que creo haber salido triunfante, que al fin y al cabo, es la mejor manera de aprender.
La proxima vez que vengas a Edinburgo, te digo que aqui tienes mi casa a tu entera disposicion, y si eso no te apanyara, al menos unas cervezas si nos podiamos echar al cuerpo mientras charlamos.

9:57 p.m.  
Blogger Darth Tradd said...

Mi estimado hay que joderse, créeme que a estas alturas el asunto ya sólo me causa risa, aunque he de admitir que en su momento me causó una noche de insomnio.
Lo que mencionas es muy cierto, en ocasiones las damas sólo buscan la confirmación de que son deseables. Como sea, nunca sabré qué me dijo exactamente.

Te agradezco muchísimo la invitación a Edimburgo. Es una ciudad que me gustó mucho y tengo toda la intención de tomarte la palabra y visitarte un día por aquellas tierras del norte.

Un abrazo.

PS: Me hiciste reir bastante con el asunto del sexo tras un panteón neoclásico...

5:41 p.m.  

Publicar un comentario

<< Home