Desde la Inopia se ha mudado, la nueva (a)versión puede verse en http://www.dtradd.org/blog a donde serás transferido en 17 segundos. Por supuesto, si todo falla, siempre puedes dar click a la liga antecitada. Todo el contenido de este blog está convenientemente colocado en la nueva ubicación. Disculpe las molestias que esto le ocasione. Consuma frutas y verduras. Hidrátese antes, durante y después. Desde la inopia: Schiphol express

viernes, enero 13, 2006

Schiphol express

Ya estamos de regreso en las grises tierras mancusianas. Debo admitir que me siento bien ahora que regresé y que las cosas van mejorando. Por ejemplo, hoy que me presenté en la oficina, mis queridos compañeritos ya me asignaron un escritorio!! No sé ni qué decir, me siento halagado. Por supuesto, a mediodía salimos a comer (yo pedí unas sizzling chicken fajitas, más dulces que la miel) y todo va bien.
Estoy pensando que en estas vacaciones no aproveché para contar las cosas que me pasaron al regreso y que no quiero dejar de lado. Así que ahí va mi cuento de cómo regresé a México.
Por mi providencial falta de planeación, el vuelo más "barato" que conseguí fue a través de KLM, pasando por el aeropuerto de Schiphol en Amsterdam. El día que salí (19 de diciembre), llegué a eso de las 8 de la mañana al aeropuerto de Manchester.
Me gustó mucho la revisión de mis maletas:
Señorita-de-sonrisa-forzada: ¿Usted hizo sus maletas?
El-Negro-que-todos-quieren: Sí, así es.
Señorita-de-sonrisa-forzada: ¿Nadie le ayudó ni se acercó a sus maletas?
El-Negro-que-todos-quieren: No.
Señorita-de-sonrisa-forzada: Adelante, entonces.

Y le puso el sello de revisado. ¡Esa sí es eficiencia!
Total que pasé a la zona de abordaje esperando que llamaran el vuelo de las 10:25 a Amsterdam. Dieron las 10 de la mañana y no nos llamaban, por lo que empecé a temer un problema. Además sólo tenía 1:50 horas para hacer la conexión. A las 10:05 apareció en la pantalla el aviso de que el vuelo saldría a las 10:35. En rápida sucesión ese tiempo estimado se movió y se movió hasta llegar a las 11:05. Para no hacer el cuento largo, despegamos de Manchester a las 11:25. Para entonces yo ya iba casi seguro de que no iba a alcanzar el otro vuelo. Le recé a todo mundo, hasta el Santo Enmascarado de Plata, para alcanzarlo.

Al llegar a Schiphol el capitán comenzó a dar avisos. Primero en holandés, luego en alemán y, por último, cuando el negro estaba a punto de volverse loco, en inglés. Entonces entendí que dijo que el aeropuerto estaba hasta su madre y que mejor ni nos hiciéramos ilusiones de alcanzas nuestros vuelos. 5 minutos después, otra serie de avisos, con los mismos idiomas, en el mismo orden. Entonces el capitán avisó que, dada la cantidad de pasajeros que traíamos conexiones, nos iban a dar preferencia de aterrizaje. Acto seguido el capitán dijo: Los que todavía están en tiempo de alcanzarlo, corran!

Peeeeeeeeeero.... a mí no me dieron el pase de abordar en Manchester, por "problemas técnicos". Así que todavía que llegué, tuve que pedir mi pase en un escritorio de transferencia. La señorita, muy amablemente, me explicó que lo que pasaba es que el vuelo estaba sobrevendido y que por ello no me habían dado el pase de abordaje, porque existía la posibilidad de que no llegara. Entonces me dijo: El vuelo ya está abordando en la puerta F06 y usted está en la D53. ¡¡Corra!!

Y así fue, como subalterno ante el tercero de la tarde, recorrí el Schiphol casi cuan largo es. Corrí y corrí viendo que faltaban 15 minutos para el despegue. Cuando empecé a ver prietitos (dicho con todo respeto, finalmente a mí me dicen el negro), me calmé un poco. Me subí al avió con todo el glamour que me quedaba y encontré mi asiento ocupado.

En vez de hacer espectáculo gratis, me dirigí con la aeromoza más cercana, que casualmente era la más guapa, y le dije que mi asiento estaba ocupado. Tras revisar sus cosas (ella, yo no se las pude revisar a pesar de mis esfuerzos) retiró al fulano que estaba ahí y yo me senté finalmente. Lo más divertido del vuelo es que mi vecina era una sueca que estudia en Manchester. Yo comencé a tirar rostro, pero una circunstancia me lo impidió: Al sacar su pasaporte, resulta que había nacido en 1986. Imagínense... yo recuerdo el mundial de ese año, hasta me acuerdo que Dinamarca le ganó a Escocia 2-0 en el estadio La Corregidora de Querétaro. Luego por qué le salen canas a uno...
En fin, la vida es así, llena de sorpresas. Ahora sólo me queda quitarme este jet-lag tan molesto y darle a mis queridos compañeritos de oficina las gracias por asignarme escritorio. Hasta me siento aceptado.


Darth Tradd
Grosvenor Street, Manchester
UK

7 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Mi estimado amigo no cabe la menor duda de que eres GENIAL, una vez que has concluído tu viaje de fin de año, justo cuando estas nuevamente en tierras inglesas, osea al final de tu viaje decembrino, se te ocurre contarnos el principio...

12:50 a.m.  
Blogger Darth Tradd said...

Bueno, es que es más interesante contar las cosas en desorden. Como quien dice, la saga deshilvanada.

10:01 a.m.  
Anonymous barra said...

hasta pareces reportero de TV azteca, pero bueno en fin estuvieron buenas tus patoaventuras, receurda solametn que debes epserar a que no huelan a ministerio público.

5:32 p.m.  
Blogger Darth Tradd said...

¿Y por qué de TV Azteca lalete? Ahí si no entendí. Será por contar las cosas en desorden?

8:20 p.m.  
Anonymous Jack Maybrick said...

más o menos... así se saca los puntachos Failtelson y compañía...

Ah, el mundial del 86... cuantos recuerdos... entre ellos el partido de semifinal en Guadalajara de Alemania contra Francia, que ganaron los teutones dos a cero goles... o la fatídica tanda de penales en Monterrey, donde empatamos a cero con Alemania y donde una vez más los malditos penales nos la introdujeron cuatro a uno...

Negro, mi hermano, nos estamos haciendo viejos...

2:51 a.m.  
Anonymous Barra said...

mi estimado negro así es jack si sabe por que...

Si recuerdo bien cuando nos la dejaron ir los alemanes, en una serie de penales, los goles del Buitre, el golazo de Negrete... como no recordar todos esos años... cuando las sabritas tenian una carita feliz...
realmente nos estamos haciendo viejos.

5:22 p.m.  
Blogger Darth Tradd said...

Ahh,

Sólo espero que a medida que me vaya haciendo más viejo no me vaya pareciendo más a Faitelson.

No me queda otra que ya sacar tus moléculas, Lalo, si no nunca vamos a terminar y ya necesito publicar algo.

5:26 p.m.  

Publicar un comentario

<< Home